Llámenos: 615 295 882

Crematorio / Incineradora de animales

 El proceso de la incineración individual consiste en incinerar una única mascota, para así poder recuperar y conservar sus cenizas. 

Llegado el momento, el propietario o veterinario se pone en contacto con nosotros para realizar la recogida del animal y acordar día y hora de la incineración. Hasta entonces nosotros identificaremos y depositaremos el cuerpo en una cámara para su perfecta conservación hasta el momento de la cremación.

Disponemos de una sala privada, desde donde la familia puede dar el último adiós a su mascota y asistir al proceso de cremación.

También contamos con un servicio especializado, dirigido por un psicólogo, para ayudar a comprender el duelo tras la perdida del animal.

Las cenizas del animal se entregan en una urna básica que el propietario ha elegido previamente, disponiendo de una amplia gama de productos y accesorios para elegir.

Las cenizas resultantes del proceso de cremación son totalmente asépticas y su transporte o depósito no está sujeto a ninguna exigencia sanitaria. Esto permite que el destino final de las cenizas quede a la total libertad de las familias, que pueden optar por guardarlas, esparcirlas, enterrarlas en algún lugar especialmente emotivo e incluso convertirlas en diamante. 

  Tanto si gestionas tú la incineración o prefieras hacerlo a través de tu veterinario, cuentas con todas las garantías y certificaciones, además del servicio psicológico de apoyo al duelo.

REC. Residencia, Educación canina. Crematorio de mascotas

  • Crta. N-630 Salamanca-Zamora km 313
    (detrás del Centro Penitenciario)
    Topas. Salamanca
  • 615 295 882

¿Dónde estamos?

A 18 minutos de Salamanca y 25 de Zamora, entre Topas y el Cubo del Vino. Nuestras instalaciones cuentan con más de 25.000 m2 en plena naturaleza.